9/8/11

Poema de Carlos Regalado para su musa desconocida


La belleza desconocida

Una sonrisa tuya,
bastará para sanarme,
una mirada tuya,
sinceramente,
bastará para enloquecerme.
( Un suspiro,
eso es lo que necesito),
un suspiro de los que alivian,
( ¡ah! Y un besito).
Alíviame con tus Manos,
alíviame con tus Pechos,
tú, paloma blanca
que simboliza
mis mas profundos deseos.
Alíviame con tus Ojos,
aliviame con tus Gestos.
Tu, musa mía,
capaz de inspirar con tu belleza
tales versos.

Carlos Regalado