11/10/11

A la deriva por Carlos Regalado


Gobernado por pensamientos
de dudosa procedencia
mi barco zozobra
en el mar de la existencia.
Anclado en un vacío aparente,
desierto fue mi pasado.
Desaliento de mi presente
son las huellas de un sol poniente.
El timón, años y años
obviado, sin oficio,
se acostumbró a vivir entre las olas,
se acostumbró a vivir entre el peligro.
¿No aparecerá en mi vida
una estrella que venga 

para quedarse?
Que despierte del zigzageo fugaz
y serpentino de la vida limitada
por ese mismo ir y venir,
y no quedarse.