14/10/11

Reina sin reino por Carlos Regalado


Ayer creí haberla encontrado,
cuantas veces me ha pasado ya.
Ahora siento haberme confiado;
ella es toda una reina
y su reino son sus zapatos.
El otro día te miraba,
te miraba mientras dormías,
y te sentía tan cercana;
ahora se que eres una reina
y que tu reino son tus zapatos.
Tú respirabas fuerte,
respirabas fuerte y con armonía,
entonces cerré los ojos y pensé;
ella es una reina
y su reino son sus zapatos.