29/1/12

Realidade Cero con Carlos Carnicero

Standard & Poor’s, ahora, contra Francia 


La palabra de  Standard & Poor’s (S&P) es  como la palabra del dios de la economía. Sus veredictos provocan la subida instantánea del precio de la deuda de los países sentenciados por la agencia de clasificación. Dirige la economía mundial con un grupo de expertos y sin control político alguno. Un pronunciamiento de las agencias de calificación es la vida o la muerte para la economía del país enjuiciado.
Ahora han provocado un nuevo colapso de la eurozona poniendo en cuestión la economía francesa. Tal vez es lo mejor que nos podía pasar a los españoles  porque la subida de las primas de riesgo en Francia es el único factor que puede hacer cambiar de opinión a Ángela Merkel sobre el papel que debe jugar el Banco Central Europeo.

El asunto es así de fácil. Si sube la prima de riesgo la colocación de la deuda tiene que ser a más interés. Llegado a un punto, en la financiación ordinaria de la economía de un país, el coste de los intereses excesivos puede hacer que la economía no tenga margen para crecer.

La política tiene que recuperar el control de la economía mediante las tasas y las reglas que hagan que la especulación esté tabulada. La economía financiera tiene que estar al servicio de la economía productiva. Y el primer paso es el control fiscal y normativo de los altos ejecutivos de estas compañías como Standard & Poor’s que unen sus intereses a los de los países de donde van a sacar tajada los inversores.

Las agencias de calificación están siendo un factor determinante para avanzar en las contradicciones de este capitalismo sin rostro humano. Los ciudadanos tienen tanto miedo a S&P como antes tenían los niños al “hombre del saco”. El miedo paraliza, pero cuando la indignación supera al miedo se producen los grandes movimientos sociales. Algún día tal vez no muy lejano los ciudadanos calificaremos a Standard & Poor’s para dejarlo en evidencia ante sus intereses ocultos.


Sitio web: