20/1/12

Realidade Cero con Moisés Cañizares


 Dentro de ti

Tú eres la lumbre que me alivia,
mi éxtasis químico,
el ataque que detiene
las oscuras bestias que viven de mi angustia
enrejada;
la artera boca en la penumbra,
que, en lo opaco, me conmueve
y desabrocha la vida contenida,
mi dádiva después de tanta soledad.
Yo soy un hombre de color
en la extensa plantación del mundo,
el esclavo atado al linaje de otros
y la disertación racial.
Soy el desheredado,
la locución que entrega
cuanto por verte feliz consigue,
entre esta marea de cemento y progreso
que duerme
bajo la tarde gris lluviosa,
cercada por ejércitos desconocidos.
¡Ahí!, mi amor, ahí,
entre el todo y la nada,
afuera:
la herida sigue y sigue, y la tormenta,
el ruido amenazante,
y la escayola…
pero juntos somos un poema,
que escribe sobre el cuerpo su indecencia,
el cántico de manos amapolas,
el cenit del hechizo revelado,
el fruto de la sangre turbulenta.
¡Dentro de ti!
¡Inacabable! Como el tiempo
de la tierra… Pletórico
a través de los acantilados,
en donde vuelan
los ojos que me has dado:
que son razón;
y entre mis labios son manzanas;
son lámparas de aliento y aleteos;
que beben el agua encandilada,
que ha brotado del hondo de tu aljibe
en la noche, que llega por sorpresa.
Mientras, afuera,
la herida sigue y sigue, y la tormenta,
el ruido amenazante,
y, la escayola.
¡Amanezcamos, vida!
Entreguémonos al rezo de la turgente vela,
que, en el bravo océano,
desmemoriada avanza,
y abre con su empuje
las condenantes olas.
Hagámoslo:
ajenos a lo hermético;
devorados de inocencia;
con lentitud furtiva;
en la revelación de un Dios,
que retribuye nuestro amor…
lejos, muy lejos,
de las impuras leyes terrenales.



Sitio Web: