14/2/12

Realidade Cero con Andrés Knightwood


OSCUROS PROPÓSITOS
 
Cada megaempresa es una horrenda ameba…
-¿su principal objetivo?: ¡crecer sin parar!-
liderada por canallescos trepas,
no dudando en absorber a otras amebas…
¡Avidez insaciable por fagocitar!

¡Quién pudiera tener la mayor empresa
que engullera a todas, todas, las demás;
de todos los productos que existieran
poseer el mercado internacional,
y el dominador ser así de la Tierra!
Ni técnicas de márketing para engañar
y manipular los cerebros, ni ofertas
ni cutres campañas de publicidad
serían necesarias en el planeta;
podríamos, sin máscaras, tiranizar;
destruiríamos toda espiritualidad
y cualquier cosa que se le pareciera,
y crearíamos una falsa Verdad
en torno al consumismo y las ventas.
Y, poco a poco, a medida que nacieran
nuevos bebés humanos que aborregar,
en sus cerebros haríamos implantar
chips para que no ofrecieran resistencia
a nuestro absoluto liderazgo mundial.

¡Qué maravillosa mi multinacional,
poseedora del Mercado y de la Tierra!
Pronto buscaremos nuevos planetas,
cuando en éste no reste nada que esquilmar,
e implantaremos allí nuestro Sistema. ¡Ja!, ¡ja!, ¡ja!
¡Y se frotaban las manos… las Tinieblas!