6/5/12

Realidade Cero con Carlos Carnicero

 No es la comunicación, ¡estúpidos¡

 

Cuando un gobierno se equivoca nunca lo reconoce. Es mejor fingir que no comunica bien. Esta idea la calientan algunos periodistas que al sumarse a ese mantra se están ofreciendo para un puesto de “comunicadores” del Gobierno.
En la medida que José Luis Rodríguez Zapatero acumulaba errores políticos se hablaba de que su Gobierno tenía un problema de comunicación. ¿Cómo se pueden comunicar con éxito, logrando la aprobación de los ciudadanos, el vademécum de incumplimientos electorales del Gobierno de Mariano Rajoy? No hay dinero suficiente para convertir la tragedia en paraíso.
Mariano Rajoy no tiene un problema de comunicación porque se encuentra en un laberinto sin salida. Universalizar la pobreza no tiene aprobación posible. Añadir cada día una nueva improvisación en forma de recortes y subidas de impuestos no tiene venta posible en la opinión pública. Si no hay más protestas es porque el miedo se ha apoderado del aire que respiramos.
Mariano Rajoy debiera situarse en el contexto europeo. Debiera promover la protesta del sur para cambiar el paradigma económico de Europa. Pero significaría reconocer sus propios errores y sus proyectos imposibles. No hay humildad para eso. Ángela Mérkel empieza a rectificar porque su hegemonía europea está directamente amenazada por la eclosión de François Hollande.  Y por que está empezando a interiorizar que va a perder las elecciones del próximo año en Alemania.
Se empieza a hacer algo de luz en Europa pero Mariano Rajoy prefiere quedarse fuera de foco. Al Gobierno de Rajoy se lo va a llevar por delante la marea del descontento popular. La desafección hacia su mayoría absoluta promete ser histórica. Le salva, de momento, que no hay convocatorias electorales a la vista.
Lo más cómodo y lo más suicida es pensar que hay fallos de comunicación.  Se prepara el asalto a RTVE para manipular a la opinión pública. Pero la caja ya no es tan tonta como era la tele hace unos años. Hoy existen medios alternativos que rompen el monopolio de las televisiones y de los medios de comunicación tradicionales. Las puertas de la información están más abiertas que nunca. Por eso decir que se comunica mal es solo un escapismo para no cambiar las políticas que son rechazadas por los ciudadanos.



Sitio web: