21/5/12

Realidade Cero con Carlos Carnicero

 

En capilla. Pucheros contra mercados.

 

Me he levantado muy temprano y he devorado la prensa española e internacional. Buscaba un punto de apoyo para hacer palanca con nuestra situación y encontrar un camino para salir de ella. Mi primera impresión ha sido la constatación  del sadismo de las autoridades monetarias internacionales. Nosotros, los ciudadanos del sur, hemos abdicado de nuestra soberanía. Somos territorios ocupados por el directorio económico que manda en el mundo. Somos una democracia tutelada que espera, “en capilla”, para saber si vamos a ser ejecutados socialmente o, a última hora, somos indultados por los mercados, por la señora Merkel y por el FMI. Un preso, en capilla, solo puede dejar pasar el tiempo en espera de morir o de recibir un indulto. Claro, tiene unas horas para despedirse del mundo. Nosotros nos hemos despedido ya de la sociedad que tanto trabajo ha costado construir.

La única señal que encuentro de esperanza son las caceroladas que se realizan en España. Pucheros contra los mercados. Eso me ha levantado el ánimo. Las cacerolas, ahora mismo, son más poderosas que las urnas.
Nuestros dirigentes, que fueron elegidos democráticamente, han hecho una confesión de impotencia. Solo están pendientes de si el BCE inyecta dinero para que los bancos españoles se puedan acoger a ese crédito y comprar bonos a más del seis por ciento. Naturalmente, es dinero no llegará ni a las empresas ni a los ciudadanos en forma de préstamos.
El presidente del Gobierno y el ministro de economía no han podido ser más transparentes. Solo esperan clemencia de Europa. Nos confiesan que las draconianas medidas que han tomado sobre los trabajadores y el resto de los ciudadanos comunes no han servido ni van a servir para nada. Una defensa numantina a costa de la sangre de los ciudadanos. Los mariscales de esta batalla tampoco sufren la metralla, el hambre y la desolación. Los amos de este universo no sufren. Hacen sufrir. Como los generales de todas las épocas.
Pero esa constatación de la inutilidad de la gestión de este gobierno no les va a detener hoy para aprobar, en un parlamento que ya no es muy representativo, el asesinato de nuestros sistema sanitario y de educación.
"El presidente del Gobierno y el ministro de economía no han podido ser más transparentes. Solo esperan clemencia de Europa. Nos confiesan que las draconianas medidas que han tomado sobre los trabajadores y el resto de los ciudadanos comunes no han servido ni van a servir para nada. Una defensa numantina a costa de la sangre de los ciudadanos. Los mariscales de esta batalla tampoco sufren la metralla, el hambre y la desolación. Los amos de este universo no sufren. Hacen sufrir. Como los generales de todas las épocas."
El dinero público que no tenemos se inyecta en la banca. Sin tomarse la molestia de pedir responsabilidades a quienes son los culpables y causantes de esta situación. Se hacen las cosas sin pensar en las consecuencias. Se carga toda la culpa en el Banco de España, sin percatarse que la demonización de esa institución es un cebo para los ataques especulativos. Para defender a Rodrigo Rato, a Esperanza Aguirre y al PP valenciano, se destroza el prestigio de una institución que es tan importante para sus intereses.
Son las ocho y media de la mañana. Todavía no han abierto los mercados en Europa. Todavía no sabemos si seremos indultados in extremis. Me siento tranquilo, en capilla, porque sé que la historia demuestra que cuando las sociedades no pueden más, intervienen para recuperar el camino sin retorno de la humanidad hacia formas mejores de justicia.



Sitio web: