2/11/12

Realidade Cero con Fernando Sabido Sanchez


ESTE POEMA NO ES UN GRITO PORQUE NO NOS ESCUCHAN,
ES UNA MALDICIÓN

(A las mujeres y hombres del mundo que desde el 15-M están
despertando las conciencias de un largo letargo)

Maldigo a los países del euro, del dólar y la usura culpables de una clase
media rémoras de los desechos que desprenden sus vísceras

Maldigo a sanguinarios dictadores que mantienen sus campos
improductivos pero los siembran de minas antipersonales

Maldigo a príncipes, emires, jeques y señores de la guerra que cultivan
petróleo y opio para enriquecer a yanquis y judíos conversos

Maldigo a los que beben la orina de los imperialistas en las copas
del oro expoliado al precio de tres negros muertos la onza

Maldigo a cobardes parricidas que defienden sus fronteras con la sangre de
niños soldados

Maldigo a virreyes, castas y camarillas que se enriquecen con la cocaína
mientras encarcelan pensamientos e ideas

Maldigo a los gobiernos que se llaman demócratas y equilibran las balanzas
de pago vendiendo armas a sanguinarios y dementes dictadores

Maldigo a los hipócritas abanderados de una herencia noble y centenaria
que reniegan de sus ancestros y los ignoran enterrados en fosas comunes
de cementerios y carreteras

Maldigo a los políticos que se proclaman solidarios pero no reconocen al
Estado palestino cuando gobiernan

Maldigo a los mercaderes que fabrican tanques y aviones para las guerras
con el acero que recorre sus venas en estado sólido

Maldigo a los reyes y a los príncipes investidos en la edad del bronce que
siguen reinando en el siglo XXI dicen que por el color azul de su sangre

Maldigo a los corruptos políticos que enarbolan banderas mientras llenan
sus bolsillos a costa del pueblo

Maldigo a los papas y obispos que en el nombre de un dios inventado
pretenden imponernos una moral blindada entre dogmas y fe porque no
tienen ningún argumento

Maldigo a los jueces que dictan sentencia según sea zurda o diestra la
mano de aquel que les ha designado para puesto tan productivo

Maldigo a los xenófobos, fascistas confesos podridos por el odio

Maldigo a los banqueros del mundo codiciosos vampiros que chupan la
sangre de los ciudadanos mientras le besan el culo corruptos políticos

Maldigo a la sociedad de consumo que a cambio de llenarse el estómago
permite que le tapen el oído, la boca, la nariz y los ojos

Y bendigo a los que con la razón y la palabra remueven las conciencias
porque de ellos será el futuro.


Fernando Sabido Sanchez





Sitio web: