18/2/13

Realidade Cero con Ulises Paniagua


 Poema del hombre rebelde

Desde que nací
me impusieron callar.
Desde el cruzar penumbra
hasta el diario taladrar de trenes,
me pidieron
que me estuviera quieto.
Absorto y quieto.
Aunque eso sí:
me prometieron libertad.
Juraron que al crecer
podría vestirme de sueño.
Ya con lo hombros amplios;
me enfrenté
al verdugo de la desaprobación,
a la lápida del no opines,
a la oscura máscara
de una igualdad ficticia.
Hoy no lloro.
No me importa lo que ha sido.
Me refugio en lo mío,
lo que nadie puede arrebatarme:
los poemas, los libros,
los colores, las notas
y la noche.
Lo que nadie puede arrebatarme.
Pueden pedir que suture mis labios
que mancille el derecho de los otros
para silenciar el mío;
que me vista de payaso ejecutivo,
que me corte las alas
con cristales coloridos.
Pueden gritar, acusar,
emitir ciento y un mil condenas.
De mí nada tendrán.
Ni un mendrugo.
Ni una reyerta.
Apenas este verso carcomido.
Por que soy dueño de lo que
dentro de mí se guarda.
Es inútil,
absurdamente inútil
que exijan silencio.
Mi temporalidad me hace libre.

Ulises Paniagua




Sitio web: