19/2/14

Moisés Cañizares es un soldado de fortuna

  Los sonetos del agua

Soldado de fortuna

Derramado en tu cielo azul celeste.
Cautivo de un espacio tan temido.
Mi roce aquí en tu piel, sin que moleste.
Columpio, abrazo… esperma enloquecido.


Sin poder escaparme, enamorado,
me quemo entre tus vértices de fuego
--dentro en la arteria, en mi negado ruego--,
con magia de un silencio encadenado.


Me miro aquí, en la mente de mi suerte.
Tú, duermes, arrullada en mi latido.
Quisiera que esta paz nunca despierte.


Mañana volverá lo definido.
Estáticos los sitios en lo inerte.
Y el alba será un eco confundido.
 
Moisés Cañizares
 
 
 
Sitio web: