16/4/14

Carlos Regalado se tomaba un carajillo a primera hora de la tarde


 Un carajillo

Tu sonrisa es como la brisa,
esa primera brisa de la mañana.
Y tus ojos; un destello,
el destello de una luz indecisa.
Toda tú eres preciosa,
toda tú eres imprecisa.
Tan esbelta en tu silencio,
tan honrada en tu bravura,
tan ardiente en tu lamento,
tan necesitada de cordura.
 
Carlos Regalado
 
 
 
Sitio web: