3/6/14

Beatrice Borgia y el pueblo que no olvida


La Estaca

“porque queremos que se cumpla la voluntad de la Tierra,
que da sus frutos para todos”

FEDERICO GARCÍA LORCA
No, duende.
No murió en su pueblo.
Que lo mataron.

Por rojo y maricón.
Asesinado por los fascistas
al inicio de la Guerra Civil
una madrugada de agosto
del año treinta y seis.

No, pequeño.
No descansa en una tumba
donde puedan dejarle flores
u honrar su recuerdo.

Lo enterraron en una cuneta
entre Víznar y Alfacar
junto a otros cuerpos
aún desaparecidos.

Y todo esto importa, pecoso.
Que no nos cambien la historia.
Que no se repita.

Aún hemos de tirar fuerte
para tumbar esa estaca firme
(aunque podrida).

Que el pueblo no olvida.
Aunque los manuales de texto
sí lo hagan.

Beatrice Borgia



Sitio web: