11/6/14

Nos lamentamos, hipócritas, de no haberlo visto venir


Un adios incompleto

Nos lamentamos, hipócritas, de no haberlo visto venir. 
Fueron suficientemente cómodas sus excusas para tanto moratón 
y tanta gafa de sol en la oficina. 
Hoy ya no puede haber respuestas a las preguntas que debimos hacerle; 
tan solo, un séquito de coronas de flores 
y remordimientos adornadas con cintas de palabras a destiempo.

Isabel Mª González



Sitio web: