15/9/14

Cada día es tiempo de recomenzar



Un simple latido

Los secretos casi siempre
se guardan en el corazón
bajo siete llaves.
Hay secretos que sólo
pueden enhebrarse a solas
en el agujero de la noche,
cuando se paran en seco
las manecillas de los relojes,
cuando los ojos se clavan
en el cristal de la ventana,
y la memoria naufraga
entre un carrillón de imágenes
que nunca llegan a ver la luz.
Hay secretos inconfesables,
que a pesar de ser sombras
son mucho más feroces
que la propia muerte.
Sé que aunque le esté ganando
la batalla al tiempo,
cada día es tiempo de recomenzar.
Sé que todos los relojes
marcan las horas a destiempo.
Sé que cada instante
es un simple latido
y  en cada latido
me juego la eternidad.

José A. Socorro




Sitio web: