10/9/14

Es necesario que el miedo cambie de bando



El miedo tiene que cambiar de bando

Para Isabella, que me lo pidió

El miedo es como una copa,
cuando está demasiado llena,
se desborda.

A veces incluso, nos estalla en las manos,
ese miedo líquido, viscoso, tan material
pero tan difícil de encerrar.

Miedo a la vida y miedo a la muerte,
miedo a perder el trabajo y miedo a que el trabajo nos eche a perder,
miedo al amor y miedo a la soledad,
miedos solitarios y miedos compartidos, públicos, solidarios.

Miedos que nos crecen como los enanos de los cuentos,
miedos que se hacen mayores con nosotros
y que no nos dejan nunca,
porque somos nosotros quienes no queremos dejarlos.

Hoy, más que nunca, sin embargo, el miedo tiene que cambiar de bando,
porque existe el lado de los muchos y el de los pocos,
y no es bueno que sean muchos los que sientan miedo,
es mejor que sean los pocos, los de siempre, con su poquedad,
su mezquindad, su pobreza tan llena de dinero
los que empiecen a sentir miedo…

Miedo del desconsuelo, de la pérdida de lo privado,
miedo de no poder seguir viviendo a costa de los de abajo,
miedo fundado y fundamentado desde hace siglos,
desde que el hombre es hombre y tuvo miedo
y quiso ser Dios y fue lacayo…

Miedo a pasarnos la vida avergonzados,
a la mediocridad de nuestros sueños,
a que nos pase la vida sin enterarnos.

Miedo de ser inconstantes, incapaces, innecesarios,
miedos que nos atenazan
y de los cuales se sirven ellos, los otros,
para vivir de nuestros miedos.

Por eso, es bueno, es justo, es necesario
que el miedo cambie de bando,
para que sepan lo que es un salario
y como la sal se escapa de las manos,
para que sepan lo que es un trabajo en una cadena
y sientan como esa cadena les sujeta los brazos,
para que vean cómo la noche es eterna
cuando se tiene el miedo tomado de la mano,
para que descubran que aquí, justo al otro lado
existe el ser humano con mayúsculas
y no sirven de nada ni sus armas, ni sus propiedades, ni sus privilegios,
ni sus seguros a todo plazo,
porque hemos decidido regalarles nuestros miedos
y salir a la calle
para liberarlos…

Iosu Moracho





Sitio web: