13/10/14

Siempre tuve esa forma especial de dejarme llevar por el viento



Siempre tuve esa forma especial de dejarme llevar por el viento, que a la hora de actuar, tenía valores y razones que nadie entendería jamás...y como no tenía a nadie que me vaciara la luna en la copa, cuando el vino se acababa, tapaba mis heridas y nunca me las curaba. Creía que la única forma de no tener cicatrices, era conseguir que todas esas heridas, se mantuvieran abiertas...así que por las noches me autodestruía en mi cabeza, pensando, que nunca sería lo suficientemente bueno como para bailar al son de alguien sin pisarle los pies, sino era con la tristeza... Salté tantos precipicios construidos en papel, y acabe cayendo tantas veces al vació, que decidí que contaría las estrellas, y cuando me perdiera, lo volvería a intentar, como si estuviese seguro de poder recogerlas todas en un tarro de cristal... 
...y es que lo que mejor se me daba, era soñar...

Aguitario