10/11/14

¡Nadie, sino tú mismo, es dueño de tu barca!




WINTER

Para empezar de nuevo es preciso apagar
de un soplo los rescoldos de fuegos anteriores.
Así serás invierno para ser primavera
y verano fulgente que precede al otoño.

El labio que se engarza a oscuras con el labio
que en otra boca espera, es fruto madurado
y es estación viajera.

El cuerpo que del cuerpo resbala y se te acerca
es área de descanso, semilla tormentosa
o apacible remanso.

La mano que en la mano su quietud acelera
es dedo prolongado, primaveral presencia
que el invierno ha creado.

¡Nadie, sino tú mismo, es dueño de tu barca!

¡Haz tuyo el calendario! ¡Sé verano esplendente!
Avecilla cantora del terrenal instante
que fue Ayer… ¡Y es Ahora!

Antonio García Vargas




Sitio web: